QUIENES SOMOS

Tartaruga es un proyecto de pedagogía vivencial dirigido a niñ@s de entre dos y seis años basado en respetar sus necesidades e intereses y acompañarles en su evolución personal, intelectual y afectiva.

Un espacio de experimentación, relación y juego donde se confía en la capacidad innata de l@s niñ@s para guiar sus aprendizajes. No se obliga a nadie, ni se presiona de forma alguna a hacer algo que no quiera pues se parte de los deseos e intereses de cada niñ@, favoreciendo el reconocimiento interior de sus necesidades y la toma libre de decisiones e iniciativas, sin juzgarle/a, aceptándol@ tal como es.

Guiados por valores clave como el respeto, la aceptación, la autoestima, la autonomía, la expresión libre, la coeducación, los límites, y el conocimiento de sí mism@ y del entorno.

Creemos en la “no intervención” del/la adult@, en facilitar en lugar de imponer, en escuchar y dialogar para crear un ambiente de seguridad física y afectiva, donde los niñ@s puedan desarrollarse desde la espontaneidad y la confianza en sí mism@s.

Tartaruga comenzó por iniciativa de un grupo de gente que creía que era necesario un proyecto de educación diferente en Madrid. Desde entonces, Tartaruga no ha sido solo una escuelita para decenas de niñas y niños, sino que ha sido un proyecto de vida para muchas personas.

En un sistema como en el que vivimos, que genera desigualdades cada vez mayores entre las personas y en una situación de crisis continua en el que la escuela pública no solo no es repensada ni cuestionada sino que es sistemáticamente recortada y tratada como un instrumento al servicio de las campañas políticas, solo proyectos pedagógicos que sean accesibles para todos y todas pueden ser realmente participes de un cambio social, indispensable y necesario para mejorar el mundo en el que viven nuestras peques. En el caso de la educación infantil ni siquiera la pública es completamente gratuita y la libre es en muchos casos es prohibitiva para la mayoría.

Tartaruga es un proyecto autogestionado, en el que todo el trabajo se lleva a cabo por parte de las familias y acompañantes, autofinanciado, ya que los recursos parten de sus integrantes y de la gente que nos apoye, pero no de instituciones u organizaciones que nos exijan acomodarnos a sus requisitos, y horizontal, pues todas las decisiones se toman en colectivo en una asamblea en la que todas las voces se escuchan.